Evangelio del Domingo

Profeta en su tierra
Marcos 5,21-43

Una vez más, Jesús atraviesa el lago. De inmediato la gente se acerca y lo rodea. Entre ellos hay interesados en escucharlo, otros, en verlo, además de los que son llevados por los suyos con algún problema. Menos visibles, están los que se hallan in extremis, “en las últimas”. Así habla Jairo de su hija adolescente y así se siente la desconocida cuya vida se le escapa de sus entrañas...



 

Marcos 521 43 evangelio
Marcos 5,21-43

Una vez más, Jesús atraviesa el lago. De inmediato la gente se acerca y lo rodea. Entre ellos hay interesados en escucharlo, otros, en verlo, además de los que son llevados por los suyos con algún problema. Menos visibles, están los que se hallan in extremis, “en las últimas”. Así habla Jairo de su hija adolescente y así se siente la desconocida cuya vida se le escapa de sus entrañas...



 

Marcos 4 35 41
Marcos 4,35-41

Jesús pide a sus discípulos ir a la otra orilla del lago: “Dejando a la multitud, se lo llevaron en barca como estaba”. Fue una decisión repentina para alejarse por un tiempo de la gente. No habían hecho preparativos. Jesús estaba tan agotado que se durmió en la barca nada más empezar el viaje 

Pronto se levantó un viento impetuoso, se agitó el mar, y amenazó la barca con hundirse. Los discípulos increpan a Jesús: ¿No te importa que nos hundamos? Jesús se levanta y manda al viento. Todo se calma. El mar es una criatura, sometida al Creador, y Jesús puede darle órdenes. Su palabra es creadora de vida como la de Dios al comienzo de la creación ...