Sor Concepcion                                                                                

En esta mañana del V domingo de Pascua, nuestra querida S. Concepción ha tenido su PASCUA DEFINITIVA, Dios le ha regalado el encuentro feliz con Aquel a quien ella entrego todo, de El hizo el centro de su vida…Nosotras sus hermanas junto con la Iglesia que peregrina en Cuba y este su pueblo amado damos gracias por todo y por tanto. Solo Él puede premiarla con el mayor regalo, el del gozo eterno junto a su amor eterno.

Mi hermana Concha. Ya te vas, ya llegas a la Casa en donde Jesús te tiene preparado tu lugar. Ha sido larga la espera, que te ha ido despojando de movilidad, memoria, comunicación, independencia… Vas ligera de equipaje, como siempre, tan sólo esa mochila con pentagramas y notas, que llevas para seguir regalando alegría, y afinando voces para cantar al Señor.

No dudaste ni te arrepentiste nunca de optar por Jesús cuando esa opción significó la expulsión de la Universidad de tu Santa Clara natal. Tu mente clara, curiosamente inquieta, encontró cauces de servicio fructífero en tu entrega radical como Hija de la Caridad. Derrochaste tus energías y celo pastoral en comunidades parroquiales de las diócesis de Matanzas, Santa Clara, Pinar del Rio, La Habana, en las catequesis de niños, en los grupos de jóvenes, con los adultos, en los coros parroquiales, en las casas de misión. Y tus habilidades colaborativas se incorporaron a los servicios de comisiones diocesanas de Catequesis y de Evangelización de la Cultura. Y, cómo olvidarlo, en la inolvidable secretaría del ENEC, a lo largo de todo ese rico proceso de reflexión participativa de la Iglesia en Cuba.

Qué pasaba por tu mente cuando quedabas silenciosa ante una pregunta, ante un cariñoso saludo no identificable ya, cuando cantabas, cuando rezabas el Rosario, recitabas de memoria los Salmos. Años de silencio y soledad han precedido este encuentro. Ya llegaste al final del Camino, tú, que amaste siempre tanto andar en la Verdad, al fin, estás en la plenitud de la Vida.

S. Aida Ramírez. H.C

La situación actual no nos permite tener un velorio prolongado y tampoco la presencia de tantas personas que quisieran acompañar a nuestra querida hermana, agradecemos las muestras de cercanía y apoyo durante todos estos días, les pedimos nos sigan encomendando en este momento de dolor, pero también de honda gratitud.

El entierro será a las 3: 00 pm, en el cementerio de Colon.

Gracias a todos. Sor Nadieska Almeida H.C