Jornada de Oracion                                                                                

El Alto Comité de Fraternidad Humana lanzó un mensaje a todo el mundo para efectuar una “Oración por la humanidad” ante la difícil situación que se atraviesa por la crisis sanitaria de la enfermedad COVID-19, que ha dejado ya centenares de miles de muertos y millones de casos diagnosticados en todo el planeta. El llamamiento hecho a todos los que “creen en Dios” y a la “humanidad en todas partes del mundo” insta a suplicar a Dios a través del rezo, cada uno en su lugar y de acuerdo con su religión o creencia, para que el “Creador” erradique esta terrible lacra.

El Alto Comité efectúa así una invitación a todas las personas de cualquier rincón del globo terráqueo de cara a “recurrir a Dios a través de la oración y la súplica, haciendo ayuno y obras de misericordia, cada individuo en su lugar y de acuerdo con su religión, creencia o doctrina, para que Dios elimine esta pandemia, nos ayude a salir de esta aflicción, inspire a los científicos a descubrir un medicamento que acabe con ella, y salve al mundo de las consecuencias sanitarias, económicas y humanas derivadas de la propagación de esta pandemia peligrosa”.

El 14 de mayo es la fecha fijada para esta oración por la humanidad, que pretende colaborar en el cumplimiento de los objetivos del documento ‘Fraternidad humana por la paz y la convivencia’, sellado en febrero de 2019 en Abu Dhabi durante la histórica visita del papa Francisco a Emiratos Árabes Unidos (EAU), la primera realizada por un Sumo Pontífice a tierras de la península arábiga y en la que se rubricó un texto de entendimiento entre diversas religiones y confesiones para trabajar en favor de la convivencia fraternal entre todos independientemente del credo personal de cada uno.

El Alto Comité de Fraternidad Humana ha dispuesto de esta forma el próximo jueves como jornada de rezo y petición por la humanidad. En este sentido, esta entidad “llama a todos los líderes religiosos y personas de todo el mundo a responder a este llamamiento humanitario y acudir al Todopoderoso con una sola voz para preservar a la humanidad, ayudarla a superar la pandemia y restablecer la seguridad, la estabilidad, la salud y el desarrollo, para hacer nuestro mundo, después de la finalización de esta pandemia, más humano y fraterno que nunca”.

La Conferencia de Obispos Católicos de Cuba, ante la propuesta del Alto Comité para la Fraternidad Humana y que ha sido acogida por el Papa Francisco, quiere dar a conocer la iniciativa de que, en atención a la grave situación mundial creada por la pandemia del Coronavirus, el jueves 14 de Mayo los creyentes de todas las religiones y creencias nos unamos, espiritualmente en la oración y con el ayuno.

Los obispos hacemos nuestra la referida propuesta y exhortamos a todos los fieles católicos y a todos los creyentes a ponerla en práctica.