HNAS. MISIONERAS SIERVAS DEL ESPÍRITU SANTOEscrito por Hna. Miriam Pérez, SSpS                                                                         

 La Congregación de las Hermanas Misioneras Siervas del Espíritu Santo fue fundada en Steyl, Holanda, el día 8 de diciembre de 1889, por san Arnoldo Janssen y las beatas María Elena Stolenwerk y Josefa Stenmans. Es una congregación misionera internacional con 3 mil hermanas distribuidas en 50 países por todos los continentes, las cuales sirven en la proclamación del Evangelio. Asimismo, viven en comunidades internacionales y multiculturales, que procuran ser signos visibles de la unidad y diversidad de la Iglesia.

La espiritualidad de la congregación es trinitaria: el Padre Creador, el Hijo Redentor y el Espíritu Santo Santificador. Su carisma está centrado en la misión: catequesis de niños, adolescentes, jóvenes y adultos; infancia misionera; formación de catequistas; pastoral vocacional y familiar; acompañamiento del adulto mayor y, en lo social, atención a comedores para personas necesitadas. También promueven en los fieles de la Iglesia el compromiso misionero como bautizados.

Algunas hermanas de la congregación llegaron a Cuba el 22 de marzo de 1996 y se dirigieron a la Diócesis de Holguín. El obispo en ese entonces, monseñor Héctor Luis Peña Gómez, les pidió que fueran a fundar la comunidad de Nicaro, en esa región del oriente cubano. Un año después fundaron otra comunidad en la Diócesis de Bayamo-Manzanillo, en Niquero, y, en La Habana abrieron una tercera comunidad, en Arroyo Naranjo.

La apertura del Jubileo por sus 25 años de presencia en Cuba se celebró el pasado 22 de marzo del 2020, en los tres lugares donde evangelizan las Misioneras Siervas del Espíritu Santo.