infante amoroso

Al autor y orador Leo Buscaglia se le solicitó una vez que fuera parte del jurado en un concurso.

El propósito del concurso era encontrar al niño más cariñoso. El ganador fue un niño de 4 años, cuyo vecino era un anciano, a quien recientemente le había fallecido su esposa.

El niño, al ver al hombre llorar, fue al patio de su casa, se subió a su regazo y se sentó. Cuando su mamá le preguntó qué le había dicho al vecino, el pequeño niño le contestó:

"Nada, sólo le ayudé a llorar".