La sospecha

El folclore alemán cuenta la historia de un hombre que, al despertar, se dio cuenta que su hacha había desaparecido. Furioso, creyendo que su vecino se la había robado, pasó el resto del día vigilándolo.

Vio que tenía aspecto de ladrón, que caminaba furtivamente como un ladrón, que susurraba como un ladrón que deseaba esconder su robo. Estaba tan convencido de sus sospechas, que resolvió entrar en la casa, cambiarse de ropa e ir a la policía a hacer la denuncia.

Sin embargo, apenas entró encontró el hacha -que su mujer había puesto en otro lugar. El hombre volvió a salir, miró de nuevo al vecino, y vio que éste caminaba, hablaba y se comportaba como cualquier persona honesta



…haced discípulos míos, dejándonos transformar por ÉL.