Comunion con Jesus

Domingo XVI Tiempo Ordinario, Juan 6, 24-35


Hace unos años estaba de vacaciones por Europa. Un Sacerdote amigo mío fue invitado a dar la primera comunión a una sobrina suya. Mi sorpresa fue mayúscula cuando me enseño la estampa de la primera Comunión. No exagero.

En las dos páginas interiores ponía: " Sírvase a su gusto. Menú: entradas, toda variedad de mariscos, calamares (venían todas las especificaciones). Platos: Ud. puede elegir carnes, pescados (detallado). Vinos: un largo listado. Postres obsequio de la casa, Ud. sólo escoge. Gracias, por haberme acompañado".

Mi otra experiencia sucedió en Lima, donde yo estuve misionero muchos años. Una niña vino a invitarme a que la acompañara a su primera Comunión. Desde muy pequeñita me llamaba " tío Clemente" ( yo me llamo Clemente).

La invitación me la hizo con la misma estampa recordatorio. La voy a copiar textualmente porque hasta la ortografía habla aquí de la belleza del alma de aquella niña:

"Tío Clemente te invito a mi primera Comunión donde voy a recibir a Jesús en mi corazón. Quiero estás conmigo ese día tan bonito. Tu sobrina Meche".

La estampa estaba pintada por ella misma: Un Jesús en rojo vivo de brazos abiertos y otro monigote cogido de la mano de Jesús. Y unas letras: Jesús... Meche. Jesús y Meche se diferenciaban sólo en estatura. Pero Jesús agarraba de la mano a Meche.