Minuto de Sabiduría

eltalismadelosmiedos
El hombre era miedoso. Todo le daba miedo. Miedo de ladrones por la noche, miedo de accidentes durante el día; miedo de contagios, de pérdidas, de catástrofes. No salía de sus miedos y no encontraba remedio para su complejo.

No dormía por las noches, y los insomnios comenzaban a hacer presa en él. Hasta que sus amigos le recomendaron que visitara a un gurú célebre por sus consejos y por su eficacia.


IMG 20170608 122130we
  Un maestro al despedirse de su discípulo, luego de haberle enseñado todo lo que necesite para defenderse en la vida, le dijo:

  "Mi amado discípulo, ya te he enseñado todo lo necesario para salir triunfante en ésta vida, embargo me falta darte este último regalo (entregándole un trocito de papel doblado). Y añadió:

 

 

 

miraralcielowebpe
Levanta la vista y con la mirada puesta en Dios, haz el bien, que es camino de la felicidad eterna.

Iba un pequeño barco pesquero saliendo de la orilla del mar y ¡vaya movimiento que se siente en la pequeña embarcación!, se necesita ser muy del mar para no sentir el mareo y las ganas de bajarse y echar a correr.

 

 

 

 

 

joven periodista
Gene Marine -editor del Bellefontaine Examiner-, envió una vez a un joven re­portero de deportes a cubrir un importante juego, pero cuando el joven regresó, no traía la historia. Marine le preguntó por qué y el reportero le contestó:

—No hubo juego.

— ¿Que no hubo juego? ¿Qué ocurrió?

—El estadio se vino abajo—respondió el re­portero.





semillasdesandiaweb
Cuando era chico, la sandía en Minnesota era una exquisitez. Un compañero de mi padre, Bernie, era un próspero mayorista de fruta y Verduras que tenía un depósito en St. Paul.

Todos los veranos, cuando llegaban las primeras sandías, Bernie nos llamaba. Papá y yo íbamos al depósito de Bernie y tomábamos posiciones. Nos sentábamos en el borde del muelle, con los pies colgando, y nos inclinábamos, minimizando el volumen del jugo que estábamos a punto de derramarnos encima.