Epifania Mateo 21 12




La fiesta de la Epifanía, también conocida como la fiesta de los Reyes Magos, marca un momento muy especial en la historia de la salvación. “Epifanía” signifca ‘manifestación’. En el Antiguo Testamento, Dios se había manifestado de manera muy privilegiada al pueblo de Israel, el pueblo escogido. En medio de grandes difcultades, Dios fue llevándolo a una alianza marcada por la fidelidad divina y en muchas ocasiones por la infidelidad del pueblo. Desde la salida de Egipto, guiados por Moisés, pasando por los profetas y los jueces, Dios fue moldeándolos.

Los israelitas se sintieron siempre acompañados por su Dios, quien nunca los abandonó a pesar de todas las idolatrías y todas sus infidelidades.

En la fiesta de hoy, va a ocurrir un acontecimiento sorprendente. El Dios de Israel se va a manifestar a las naciones fuera de los confines del pueblo escogido. Los sabios del Oriente llegan a Jerusalén siguiendo una estrella. No sabemos la fuente de su creencia en que ha nacido el rey de los judíos. Se ponen en camino guiados por este misterioso fenómeno. Salen de su tierra en búsqueda.

Al llegar a Jerusalén, la estrella que los había acompañado deja de ser vista. Esto no los desanima. Buscan la ayuda de otros sabios. Preguntan a los sumos sacerdotes y escribas del pueblo de Israel que consultan las profecías sobre el anunciado rey. Ellos citan al libro de Miqueas que habla del pueblo de Belén donde nacerá el Mesías.

Al reaparecer la estrella, nos dice el evangelio de Mateo, se llenaron de inmensa alegría. La estrella los guía hasta el pesebre donde encuentran al niño con María y José. Le ofrecen sus dones.

¿Qué nos dice a nosotros este relato? Nos invita a vivir en búsqueda. A dejarnos guiar por las estrellas que aparecen en nuestro caminar. Esas estrellas serán acontecimientos, personas y situaciones a través de las cuales Dios también nos hará encontrar nuestra Epifanía. Ya no serán oro, incienso y mirra los dones que debemos llevar adonde el Niño. Serán nuestras propias personas. María nos esperará junto a su Hijo para que podamos conocerlo, amarlo y seguirlo.

La Epifanía es la festa de la universalidad de la salvación que Dios ofrece a todos los pueblos y a todos los tiempos en la historia de la humanidad.

 

 



Escrito por: P. Alberto García Sánchez, S.J.